Mas Mortalidad

Martes, 23 Septiembre   

Desde hace décadas se estudia cómo influyen las condiciones laborales y el paro en la salud.

El crecimiento de la temporalidad laboral y el paro, el peso de unas hipotecas cada vez más caras y la depreciación del valor de la vivienda, el derrumbe del sector de la construcción y la caída de la contratación de mano de obra o el aumento de las regulaciones de empleo pueden acrecentar la desazón de multitud de personas que sufren estas situaciones.

‘Está claro que el desempleo se asocia con mayor morbilidad, más mortalidad y con estilos de vida más insanos’, dice Francisco Camarelles, responsable de los grupos de trabajo de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria.

El desempleo y la precariedad no afectan por igual a todas las personas, pero puede provocar desestabilización emocional, la pérdida de confianza en uno mismo, la aparición de sentimientos de inferioridad o de pesimismo cuando la situación se prolonga, y en los casos más extremos, mayor riesgo de sufrir trastornos depresivos.

Estar parado incluso puede afectar de forma diferente según el sexo, como apuntaba un estudio de la Agencia de Salud Pública de Barcelona de 2006: para los hombres generalmente tiene un efecto negativo sobre su salud mental, a diferencia de las mujeres, dice Lucía Artazcoz, experta de la citada agencia.


Tags: ,